3 de enero de 2011

Soja. Condiciones Predisponentes para Ataque de Arañuela Roja.

Familia de Productor
No, no es para preocuparse en estos momentos...
pero sí para ocuparse, teniendo en cuenta que:
Seca + Alta Tº + Viento =
BINGO !!
Condiciones que favorecen el desarrollo
y la difusión de...
 
LA  PELIRROJA !
PLAGA JODIDA SI LAS HAY...
NO SE DEJE ENGAÑAR, Sr PRODUCTOR
YA QUE ELLA EMPIEZA CON "RODEOS"
PERO SI NO SE REACCIONA A TIEMPO
LO PUEDE DEJAR SECO Y EN LAS RUINAS!
TAMBIÉN LE DIGO A USTED SEÑORA
Y NO ES POR SER BUCHÓN...
PERO LA PELIRROJA SE ESTÁ QUERIENDO METER
CON LA OLEAGINOSA DE SU MARIDO!!
Es de lo peor !
es una Araña de ésas...
Una Arañuela!!
NO MIREN DESDE LEJOS
VAYAN A LOS CLAROS
OBSERVEN FOLÍOLOS FIJAMENTE
Y SI HAY MUCHOS PUNTOS ROJOS QUE SE MUEVEN...
es la ARAÑUELA ROJA !!
      
    Esta plaga está mostrando su mayor presencia hasta el momento en La Pampa y en el Centro y el Oeste de la pcia de Bs As. 
Importancia de la oportunidad del control
        La arañuela roja en soja es una plaga "jodida" pero no difícil. Porque no es difícil su control pero, eso sí, hay que hacerlo a tiempo, antes que sus daños tengan consecuencias irreversibles para esta oleaginosa.
        Es decir, que si se espera hasta que el lote tenga un ataque generalizado muy probablemente el estrés fisiológico de la planta de soja, producto de la seca y agravado considerablemente por las arañuelas, no pueda ser revertido por la planta (aspecto de "rostizado", como si se hubiera pasado un lanzallamas).
        Esta situación caracterizada por un claro síntoma de folíolos totalmente "amarronados" suele ser irreversible y en el mejor de los casos la recuperación sólo será mínima, aunque posteriormente lloviera en abundancia e incluso después de haberse controlado eficientemente a la plaga.
        La arañuela empieza en pequeños rodeos que se visualizan globalmente por una coloración más pálida en su inicio, coloración diferencial característica en comparación al resto del lote. Dicha situación inicial juega en contra de las correctas decisiones por un par de cuestiones. Una de ellas, sugiere al productor que los efectos en el cultivo son pura y exclusivamente causados por la seca (sobre todo cuando se mira desde lejos) y que los rodeos producidos son como consecuencia de un mayor impacto de la misma debido a menor calidad de suelos, menor cobertura, etc. 
        En el caso de haberse detectado el problema de arañuelas, la segunda cuestión o análisis que conduce a otra falasia se basa en que como el área problema es mínimo (los pequeños rodeos inicialmente suman una escasa superficie) por consiguiente se piensa que no se justifica económicamente el control.
        El problema cambia dramáticamente cuando la persistencia de días sin buenas lluvias y altos registros térmicos acentúan la condición de sequía favorable al desarrollo de la plaga, y cuando el exagerado calentamiento de suelo y aire provoca corrientes convectivas y vientos que favorecen la dispersión de las arañuelas. Todo ello genera un crecimiento exponencial de su población y una rápida difusión de la plaga dentro y entre lotes. Con tal situación, también será exponencial la rapidéz del amarronado de las hojas, síntoma que indica un estado de la planta ya difícil de volver hacia atrás. Esto es lo que claramente ocurrió en la campaña 2008/09 en varias provincias pampeanas.
        En suma, el hecho que en un comienzo aparezcan unos pocos manchones o rodeos y que el grueso del lote tenga un cierto aspecto de normalidad, complica para decidir si resulta conveniente realizar o no el control. Sin embargo, y ante una posterior "explosión" de la plaga producto de la continuidad de las condiciones óptimas que la favorecen, en pocos días se puede sufrir la amarga sorpresa de que la situación ha tornado a grave y generalizada, lo cual usualmente lleva a la disyuntiva de saber si valdrá la pena gastar en una medida de control o no, ya que el potencial productivo ha quedado más reducido aún.
Fotos: Arañuela roja en soja



























Toma de decisión
        No hay niveles de daño económico para arañuela roja en cultivos de soja, sumado a su difícil determinación. Tan difícil como el registro a campo de la cantidad de individuos presente de esta plaga. No obstante hay una manera práctica de manejo a utilizar como guía o ayuda para la toma de una correcta decisión.
        Como es sabido para cultivos con cierto desarrollo, tanto los trips como las arañuelas van colonizando las plantas desde abajo hacia arriba. Mientras las colonias estén en el tercio inferior no habrá necesidad de control. Pero si comienzan a encontrarse colonias de arañuelas en el tercio medio de la planta y/o se detecta la formación de tela en sus folíolos y el inicio de síntomas de amarronado en dicho sector, será conveniente la inmediata adopción de una alternativa eficiente para el control de esta plaga.
        La presencia generalizada de arañuela en el tercio medio de las plantas de soja, y peor aún en el tercio superior, estará indicando que el lote está "pasado" en cuanto a la adecuada oportunidad de un tratamiento químico que permita evitar el impacto económico de la plaga.
Pautas de control de arañuelas
        Antes de pensar en el insecticida a aplicar para el control de arañuela roja, será de suma importancia no olvidarse de agregar un buen tensioactivo al caldo de aplicación, preferentemente siliconado, usándolo a una dosis no inferior a la indicada en marbete. La importancia del mismo radica en la imperiosa necesidad de reducir fuertemente la tensión superficial de las gotas de aplicación a fin de que éstas no queden retenidas del lado externo de la tela, mientras las arañuelas permanecen protegidas y saludables debajo de la misma.
        En cuanto a alternativas para el control de arañuelas, una de las más eficientes y de mayor residualidad a la dosis de marbete corresponde al activo insecticida y acaricida llamado Abamectina. Dicho activo está a nivel comercial bajo varias marcas y formulaciones. En este último aspecto, se debe prestar mucha atención a la concentración en la que se encuentra el activo en el producto comercial que se adquiere. Abamectina viene formulado en concentraciones del 1,8% y del 3,6%. Por lo tanto, debe considerarse que la dosis de 100 cc/ha del producto comercial formulado al 3,6% equivale a la dosis de 200 cc/ha de un producto comercial que contiene Abamectina al 1,8%.
        Durante la campaña 2008/09, que tuvo un alto impacto de arañuelas en toda la región pampeana pero fundamentalmente en las provincias de La Pampa, Buenos Aires y Entre Ríos, fueron ampliamente usados por parte de los productores los activos Clorpirifós y Dimetoato, generalmente a las dosis de 600 cc/ha, ambas alternativas insecticidas con buena acción sobre arañuelas.
        También es cierto que en dicha campaña la gran mayoría de estos tratamientos no se realizaron oportunamente, ya que muchos lotes estaban pasados y con una densidad poblacional tan grande que aún en casos de buena eficiencia de control la población remanente todavía resultaba importante, transformándose la misma en una fuente de infección in-situ, llegando en pocos días a prácticamente los misma cantidad a la existente previo al control (incremento de la densidad facilitado por su rápida o alta tasa de reproducción) y máxime que muchos tratamientos se realizaron sin tener en cuenta la presencia de huevos de arañuelas, fáciles de visualizar en la cara inferior de los folíolos.
        Estos productos fosforados a la dosis mencionada muestran una residualidad no mayor a la semana en el caso del Clorpirifós, y no mayor a los 10 días en el caso del Dimetoato. Abamectina en cambio presenta algunos días más de residualidad.
        Respecto al uso del Dimetoato, debemos tener presente las condiciones de la soja en cuanto a su actividad fisiológica o circulatoria ya que se trata de un insecticida sistémico, y por ende su sistemia en el vegetal dependerá de lo activo que éste se encuentre. Por ejemplo, en el caso de cultivos que estén muy "parados" por la seca, convendrá el uso de un insecticida no sistémico pero con acción translaminar como el Clorpirifós.
        Existen otras alternativas de control, adicionales a las tres mencionadas, que se usan para arañuelas. Algunas de ellas no están registradas específicamente para esta plaga, así como también insecticidas en mezclas (mezclas en el producto formulado) y también mezclas de insecticidas en tanque. El uso de las mezclas son convenientemente aconsejadas ante la presencia conjunta de arañuelas y otras plagas correspondientes a diferentes órdenes de artrópodos.   
Feliz 2011! 

Sistema de Alerta
Servicio  Técnico - INTA  Pergamino

Para solicitarlo, dirigirse a: