13 de diciembre de 2017

Suelos. La otra forma de suplir las Extracciones Nutricionales

Luego de profundizar el tema de las extracciones nutricionales y su cálculo de reposición de las unidades NPK, a propósito de mi reciente publicación de la Fertilización Foliar Total, donde postulo la realización de la nutrición de las plantas cultivadas,”- solo por la vía del follaje-¨, señalando una clara alternativa a la única forma de absorción de los macro nutrientes por las raíces, surgieron varios aspectos poco desarrollados de los mecanismos que disponen los cultivos para lograr disponer de sus requerimientos minerales y otros.

Allí se estableció, además, que ninguna mirada de fertilización foliar es independiente de la relación que existe entre la planta y el suelo.
Es aquí donde profundizamos algunos temas que pueden aclarar la relación suelo/nutrientes que importa a este artículo.
El rol dinámico del suelo es insustituible.  Incluso, uno de los parámetros de eficiencia de la fertilización foliar es la calidad del suelo; medida como porcentaje de Calcio en saturación de base, entre varios otros indicadores.
Entendemos por rol dinámico del suelo, a su fertilización biológica natural que aporta a las plantas. Esto procede del aporte de la materia orgánica  y la interrelación raíz / microorganismos / suelo.
Este mismo autor en este foro escribió un artículo sobre la importancia fundamental de la biótica edáfica (La Agricultura y Microorganismos Publicado el: 13/12/2006 ), para reafirmar su clara intervención en la fertilización de la plantas.
Una gráfica puede demostrar mejor que las palabras, el significado de un concepto; en esta foto se observa una raíz de tomate colonizada por microorganismos PGPR. (rizobacterias promotoras del crecimiento vegetal) e interactuando con mutuo beneficio.

 
Foto obtenida por microscopía electrónica de Pseudomonas Fluorescentes creciendo sobre las raíces de plantas de tomates. La barra blanca a la derecha representa 10 m. Tomado de Chin-A-Woeng et al, (1997)
Y por supuesto la calidad del suelo, como sustrato vivo que recibe raíz y microorganismos, requiere condiciones físicas (suelo agregado, porosidad, oxigenación) y materia orgánica.
Sin embargo, falta todavía precisar para nuestro objetivo, algunos requisitos que la definición amplia de materia orgánica, debiera considerar.
“Algunas líneas sobre la importancia en  el suelo del % de materia orgánica; no necesariamente  un suelo con mayor % de materia orgánica, es mejor que otro suelo con menor % de M.O.; lo que realmente lo convierte  en mejor  suelo para un cultivo, es la fracción oxidada que contiene dicho % de materia orgánica.
De manera tal que comparando un suelo de 5 grs de M.O./ 100 grs de suelo, con 0,5% de fracción oxidada (es decir con 0,025 grs de M.O. oxidada) , con otro suelo aparentemente más pobre, conteniendo 1,5 grs de M.O./ 100 grs de suelo, pero con un 25% de fracción oxidada (es decir con 0,375 grs de M.O. oxidada) este último, sería por lejos mucho más activo y nutritivo que el primero”1.
Dicho de otra manera más burda, no es la sola  incorporación de materia orgánica simple (guano, residuos de cosechas, compostaje, etc.), lo que arroja calidad nutritiva al suelo.
Este apretado repaso puede ser suficiente para reflejar el concepto del rol dinámico del suelo, aunque se dejan fuera otras importantes variables.
Entrando en lo específico que atañe al objetivo de este artículo,  está determinada la relación de la CIC del suelo, con la CIC que dispone cada especie y variedad en su raíz y todavía más, con la CIC que existe en el follaje de éstas; es decir, estamos en presencia de tres CIC, íntimamente engranadas.
Algunas cifras de CIC de Raíz y Hojas de plantas cultivadas
CIC DE PLANTAS MONO Y DICOTILEDONEAS EN HOJAS Y RAÍCES

HOJAS PLANTA
C I C
HOJAS PLANTA
C I C
TRIGO
21.2
CEREZA
19,5
AVENA
23.3
PERA
25.9
ALFALFA
36.7
MANZANA
48.8
FRIJOL
43.0
DURAZNO
53.7
TOMATE
58.6
CAFÉ *
7 / 11*
Papa *
64 *
RAÍCES PLANTA
CIC
RAICES PLANTA
CIC
TRIGO
23.0
MAIZ
29.0
FRIJOL
54.0
TOMATE
62.0
SORGO *
29,9*
Betarraga
100/70
Fuente: cuadro extraído del libro Fertilización Foliar Total, mismo autor
Expresados en meq/100 grs de materia seca
Algunas notas de comentario al cuadro de CIC.
Existe cierta relación directa entre CIC de Hoja y raíz para una misma especie, En general y por experiencia propia, una mayor CIC de raíz, va ligada a una menor densidad radicular de la especie. Son estos, entre otros,  los aspectos a considerar en un régimen de bio fertilización para adecuar dosis.
Las CIC de hojas y raíces de cada planta, están conectadas por la mini energía química que motoriza el metabolismo del reino vegetal2
Nos referimos científicamente al rol del ATP y las reacciones bioquímicas al interior de células y órganos que constituyen las plantas; a la energía de las moléculas  liberada en el transcurso de las reacciones de oxidación,  a los factores que modifican la velocidad de las reacciones químicas, etc.
Cada especie vegetal cultivada, dispone de un ritmo absorción, de una capacidad de propia de absorción, un código genético propio; dicho en palabras de campo, una lechuga no podrá absorber más nitrógeno que un maíz; o una caña de azúcar requiere más nitrógeno que un cultivo de fresa.
Lo convencional de la herencia de la revolución verde, es la determinación de unidades de N P K, en función de las extracciones de estas unidades conforme a la parte cosechada y retirada del campo, y que el suelo debería recuperar; por esto  se debe contabilizar para cada cultivo un aporte de unidades de macro nutrientes, restando lo disponible que pueda ofrecer el terreno que se utilizará.
No podría objetarse, que la composición nutricional de cada especie y variedad,   debe contener  nutrientes dentro de un rango que le es propio; así el contenido de N del grano soya (por método Khejldal) se estima dentro del rango entre 30,04 a 55,82 gr/100; para el aguacate el rango de 1,3 a 1,9 gr/100 por el mismo método; lo mismo para la manzana 0,32 a 0,55 gr/100 etc.   La idea es afirmar que sin importar cúal sea el método de fertilización que se utilice, la nutrición que reciba el fruto debe estar comprendida dentro del rango de la especie.
De esta manera se relaciona la extracción de nutrientes del suelo que realizan las plantas, para lograr su composición nutricional.

El circuito virtuoso de la bio fertilización, para suplir las extracciones.
La otra forma de suplir las extracciones, se refiere a como despejar la incógnita de la cantidad de los aportes del suelo, cuando NO se incorporan fertilizantes sintéticos en las unidades determinadas para desarrollar un cultivo comercial, y éste, es reemplazado algún tipo de bio fertilizantes cuya concentración y volumen no refleja un equivalente “claro” de correspondencia a las unidades NPK, del sistema convencional.
Lo que se plantea aquí,- y por esto hemos enfatizado, dos aspectos asociados intrínsecamente, rol dinámico del suelo y CIC especifica de raíz y hoja de cada especie-, es lo siguiente:
#Las plantas cultivadas tienen una capacidad de capturar o absorber nutrientes, a un ritmo propio y variable, para un depósito suficiente de nutrición que ofrece el suelo, manejado con bio fertilizantes#.
Lo mismo dicho desde otro enfoque;  un suelo manejado con los criterios sustentables anotados, puede garantizar requerimientos nutricionales bajos o altos (lechuga o maíz), en conformidad a la CIC del cultivo. Entregará más nutrición si la demanda (CIC raíz/microorganismos/CiC suelo) es mayor y se auto regulará, si la demanda del cultivo es menor. No hay pérdida de nutrientes, en esta lógica.  
Lo que sucede, es un auto incremento de actividad de la biótica (el exudado de la raíz actúa como informante), una aceleración de la CIC radicular (demanda nutricional en función de sumideros fenológicos de la planta), eso crea mayor gradiente de absorción; se intensifica la entrega (desde la CIC suelo) de cationes a la reposición de la “solución del suelo” donde se ubican las raíces activas. Inteligencia natural de las plantas cultivadas.
Para que no disminuya la CIC del suelo, se requiere un % de Calcio en Saturación de base, relativamente alto. Este respalda la CIC química del suelo.
Este es el circuito virtuoso de la seguridad nutricional de las plantas cultivadas, bajo una bio fertilización.

 Producción de nutriente  en suelo bio fertilizado.
 La fuente de N, proviene de las bio moléculas inyectadas o aplicadas foliarmente; otra importante fuente es la que generan los microrganismos productores de N orgánico (rhizobum, klebsiella, azotobacter, clostridium, bradyrhizobium    nitrosomas, nitrobacter, etc., por si solas sin manipulación desarrollan alrededor de 30 kilos o más de N fijado.
 Rhizobium solo es capaz de generar 80 kilos con frijoles; 400 kilos con alfalfa. Otra fuente de N son los materiales orgánicos que contiene N reducido, así las Azotobacter se estima que en rastrojos de maíz darían la posibilidad de fijación de 1039 kilos de N/ha/año.
 La fuente de P proviene fundamentalmente de bacterias fosfato solubilizadoras (pseodomonas)  y hongos (penicillinun, sclerotinium, fusarium, actinomicetes del tipo streptomices. Estos microorganismos son capaces de extraer P orgánico y P inorgánico a través de la producción de ácidos orgánicos, pero que además liberan Ca y otros nutrientes. Además del rol activo de las micorrizas3
La fuente de K proviene del efecto solubilizador del hongo thricoderma y bacterias del género pseodomonas y azospirillum. 4
Importa sobre manera mencionar que no tan solo generan nutrientes minerales, sino sustancias promotoras y reguladoras del crecimiento vegetal: giberelinas, auxinas, y ácido indolacético. Varias sustancias fitoestimulantes, de contro biológico, bioremediación,etc. Y muchos micro quelatos de minerales que son los sideróforos.
La propuesta nos conduce a definir con mayor precisión contenidos de la composición de los bio fertilizantes y el rol que debe cumplir cada uno.
1° La CIC de raíz y hoja de cada especie cultivada es conocida y solo se la puede modificar, disminuyéndola y no aumentándola. Se disminuye con stress hídrico, eólico, de temperaturas frías, y escasa nutrición.
2° la biótica aborigen del suelo (microorganismos) se debe incrementar alimentándola, o inoculando nuevas cepas; en cualquier caso el prolongado efecto se obtiene con humedad acorde al coeficiente de evapotranspiración y alimentación constante a base de Carbono orgánico. Esto es incorporando ácidos húmicos y fúlvicos
3°La CIC del suelo, requiere conocer como cosa previa el % de Calcio en Saturación de base, comprendiendo que su óptimo fluctúa dentro del rango 75 a 85 %; aunque son niveles ideales, pero apuntan a considerar este criterio, como un punto matemático de referencia, para lograr un suelo sustentable en el largo plazo, en circunstancia de un bajo % inicial. Enmiendas que no son otra cosa que los ácidos húmico y fúlvicos .
4° La materia orgánica oxidada del suelo. Actúa igual al coloide,  se agrega al suelo (y produce efecto en el pH, en la retención humedad); aumenta la CIC (más coloide simulado, da aumento disponibilidad nutrientes) Ca,Mg;  alimentan la  biótica (rizobacterias) ; acción dinámica; limpia suelo: alelópata, metales pesados  (remediador del suelo); poderoso agente quelatante de nutrientes minerales; mejoran la fertilidad biológica del suelo, lo que es la clave del asunto. La materia orgánica oxidada, no es otra cosa que los ácidos húmicos y fulvicos.
5° la aplicación de biomoléculas, que no son otra cosa que aminoácidos libres para la fertilización, de composición diferente a los bio estimulantes. El aminograma completo.
El conjunto de estos factores componentes, aseguran que mediante la bio fertilización, se suplen la totalidad de los macro nutrientes.
Podría emplearse una fracción de la bio fertilización por la vía foliar, aunque el factor determinante, es la capacidad del suelo de generar macro nutrientes
Todavía falta definir cantidades. 
El asunto de las cantidades de bio fertilizantes, es totalmente dependiente de la calidad y composición de los insumos anotados, por una parte; y por otra parte, dependerá de la condición de cada suelo (su composición, su historia productiva y su manejo, su calidad de agua de riego, su carácter acido o alcalino); en consecuencia no es posible aventurar cifras sin estar in situ.
Sin embargo, se pueden mencionar algunas consideraciones referentes a las bio moléculas de tipo aminoácidos: es implícito que identifique un aminograma completo, una composición y concentración conocida, puesto que si se define aplicar XX kilos de N de aminoácidos/ha, el envase comercial que lo contiene debe informar su concentración para definir los litros o kilos, correspondiente los XX kilos de N.
Y en atención a los ácidos húmicos y fúlvicos, deben satisfacer al menos estas condiciones: un balance proporcional entre ambos ácidos y su concentración dentro del envase, para así determinar, litros o kilos a aplicar por superficie cultivada
Nunca un bio fertilizante, con régimen normal de riego a base de coeficiente evapotranspiración, sea bio moléculas y ácidos húmicos/fulvicos, se lixiviará o perderá, siempre actuará la fracción no utilizada como un mejorador del suelo cultivado. Si se mantienen altas tasas de riego, el lavado de las moléculas de los bio fertilizantes, también se perderán en parte importante.
Desde el punto de vista de la fisiología vegetal, una exacerbación de la fase auxínica, no existirá por el mecanismo virtuoso explicado. Es decir, no existirá una vegetación exuberante y poco productiva.
En nuestra experiencia en diferentes países y distinto cultivos (hortícolas, frutícolas y cereales en pivote central), la ausencia de fertilizantes sintéticos sustituidos por estos bio fertilizantes, ha sido correcta y sin vuelta atrás.
Aquellos que transitan hacia una producción sustentable, aquellos que sienten sensibilidad por la huella de carbono y huella hídrica, como atenuantes al calentamiento global, este es el camino correcto.
Este artículo, se dirige a productores y asesores de criterio formado en la observación del crecimiento y desarrollo de las plantas cultivadas y que exige un necesario ajuste; los conceptos son referentes y apuntan a incentivar el acercamiento a esta nueva tecnología sustentable.
Hemos dado por conocidos numerosos mecanismos articuladores a esta tecnología, no omitidos, sino facilitar centrarnos en lo crucial de la propuesta; el circuito virtuoso.
He ha dicho también en otras ocasiones, que la agronomía no es una ciencia exacta, que todos los conocimientos de otras ciencias (fisiología, botánica, microbiología, geología, climatología, etc. etc.) que confluyen  en ella, entregan innumerables factores  que intervienen en cada Causa/Problema que aparece u ocurre en los cultivos y que por lo tanto, existirán  múltiples interpretaciones frente al  mismo problema/causa. Esto quiere decir, que esta no es la última palabra en la bio fertilización, sino una más entre otras.
Fuente: ENGORMIX
Autor:

Referencias Bibliográficas
1. Extraído del Libro "Fertilización Foliar Total", del mismo autor.
2. INTRODUCCIÓN AL METABOLISMO: Silvia Márquez – Sergio D. Ifrán – Nancy Fernández – Gladys Gálvez – Luis Fernández
3. Según FAO. La inoculación de microrrizas  puede reducir un 80% las aplicaciones de fertilizantes fosfóricos.Microorganismos del suelo y Biofertilización (Crops for better soil Life 10 ENV es 471)
4. Beneficios de microorganismos solubilizadores de P y K en la recuperación y mantenimiento de suelos agrícolas. Velázquez y Ramos (Applied Biotechnoloy South America S.A. de CV.,Mexico)

400.000 visitas reales en mi blog!!!

Hola Amigos lectores:
                                    En el día de hoy, 12 de Diciembre de 2017, este humilde blog agropecuario ha llegado a las 400.000 visitas (contabilizadas por Google) , promediando casi 125 lecturas diarias en 3203 días.
El único secreto ha sido ser consecuente con una forma de pensar la producción agropecuaria y no apartarme de esa premisa.
En 3203 días he publicado 587 trabajos (1 cada 5 días) de los cuales, más del 80% son absolutamente técnicos.

Una de las fuentes externas que más he utilizado es ENGORMIX, porque considero que los "papers" publicados, son de una gran excelencia, además de resaltar la generosidad de los profesionales que participan.

Aclaro que todos los trabajos, previamente fueron revisados, leídos y en muchos casos "retocados" con fotografías o gráficos para ilustrarlos o corrigiendo algunas faltas de ortografía.

En nutrición animal, otra fuente importante ha sido el Dr. Aníbal Fernandez Mayer y su página NUTRICIÓN DE BOVINOS donde podemos encontrar excelente y actual información de todo lo investigado por este gran técnico (y mejor persona), del que ya les he hablado muchas veces.

Páginas vistas por países

Gráfico de los países más populares entre los lectores del blog
EntradaPáginas vistas
Argentina
191165
Estados Unidos
78111
México
18299
Perú
11644
España
11252
Colombia
7489
Ecuador
7370
Rusia
6685
Chile
3795
Alemania
3198

A los que andan pensando en armar un blog, les recomiendo utilizar la plataforma de Google, (Blogger), porque aunque por ahí, no se vea tan profesional... es la más sencilla para gente "medio chambona" como los de mi tipo.

Y volviendo al contenido de las entradas, curiosamente (o no tanto), lo más leído ha sido lo que he ido escribiendo durante estos 8 años.

Recuperación de suelos arenosos fue vistado 17503 veces! y se trata de una "saga" de publicaciones donde fui describiendo y mostrando en el tiempo, la recuperación de un campo "volado" en Rolón, La Pampa.

El Clima es otro tema muy buscado y leído. RADAR para ver las tormentas y su intensidad en tiempo real se leyó 13221 veces.

Otra "vedette" ha sido Cómo puedo calcular en forma práctica rendimiento de trigo? 

Y les dejo varios links más de mi autoría:
https://sergiolacorte.blogspot.com.ar/2011/02/soja-fitotoxicidad-por-vapores-de.html
https://sergiolacorte.blogspot.com.ar/2010/06/ingeniero-agronomo-algunos-juguetes-
que.html
https://sergiolacorte.blogspot.com.ar/2011/03/la-pampa-en-mapas.html
https://sergiolacorte.blogspot.com.ar/2011/06/puesta-punto-de-sembradoras-de-grano.html
etc.,etc....

Gracias a este blog, hay fotos de mi autoría en un Manual de Educación Primaria del Editorial Kapelusz; en trabajos de la Facultad de Agronomía de la UNLPm; me ha escrito, preguntado y alentado gente de sitios impensados, para que siga publicando...

Solo me queda agradecerles a todos los que me visitan... y si consumen algo de las propagandas que aparecen en los bordes, eso también ayuda.
Desde Colonia Santa María, La Pampa, Argentina, les mando un fuerte abrazo y nos vemos en las 500.000 visitas!!!

Ing.Agr.: Sergio La Corte



(les dejo de regalo una foto de mi papá y su tropilla)



7 de diciembre de 2017

Los insecticidas “curasemillas” y el gusano cogollero

Publicado el: 

Autor/es: 

Cuando a mediados de la primera década del nuevo siglo aparecen los materiales genéticos de maíz tolerantes al gusano cogollero, los técnicos y productores sintieron un gran alivio. Es que el gusano cogollero (Spodoptera frugiperda) los tuvo a “maltraer” durante mucho tiempo, especialmente desde el centro del país hacia el norte. Era una plaga muy difícil de controlar, ya que, en muy poco tiempo el gusanito nacido de los huevos que puso la polilla se metía dentro del cogollo y quedaba muy protegido de los tratamientos insecticidas, sea cual fuere el producto, dosis y volumen de aplicación. En los años 80 y 90 se empezó a usar una técnica que mitigaba muchísimo los daños de esta plaga. Se usaron productos insecticidas en las semillas que iban a ser sembradas, especialmente un carbamato (tiodicarb). Y se lograron dos cuestiones importantes desde el punto de vista del manejo de la plaga: reducir el número de tratamientos foliares y lograr más eficiencia en las aplicaciones.
Con la adopción de maíces genéticamente modificados (maíces Bt) que toleraban la plaga, este manejo dejó de ser necesario. Tampoco se hacían tratamientos foliares, ya que el gen incorporado hacía expresar una proteína tóxica para las larvas del cogollero y no producían ningún daño. Hasta el fatídico año 2013. Los maíces que antes eran “de plástico” …. El cogollero los empezó a hacer “de goma”. La naturaleza expresó su potencial de conservación de las especies y esta oruga adquirió la capacidad de tolerar la toxina de las plantas Bt. Para expresarlo en un lenguaje más popular, se hicieron resistentes. Hoy la mayoría de los materiales han perdido la capacidad de tolerar al cogollero, y en muchos de ellos hay que hacer tratamientos como si fueran maíces no modificados genéticamente. Con muchos actores responsables de que este fenómeno haya ocurrido, como productores (no se hacían los refugios), semilleros (no proveían las semillas idóneas para los refugios), Estado (no legisló ni controló estas tecnologías), hay que volver a los tratamientos con esta plaga.
El primer aspecto que merece un análisis es que, no habiéndose desarrollado sólidamente estrategias de manejo para Spodoptera en maíz en campo (solo en manuales técnicos de empresas y comunicaciones de entes estatales), hoy nos vemos ante la necesidad de, no solo manejar la plaga, sino de manejar la resistencia genética del gusano cogollero.
“El que quiera pescado…que se moje”, reza el dicho popular, y traducido al tema que nos ocupa en maíz… “el que quiera rinde… que maneje la plaga”. Y manejar es un concepto muy distinto al de controlar (producto y dosis). El manejo debe estar apoyado en el monitoreo para tomar buenas decisiones, en la elección de variedades, en la rotación de activos en caso de más de un tratamiento, en ajustar y perfeccionar las técnicas de aplicación, en la toma de decisiones para lograr efectividad a partir del mejor momento para efectuar los tratamientos, …. y todo esto  bajo la presión económica de hacer rentable al cultivo.
Y considerando las técnicas de manejo, vuelven a mi memoria los tratamientos “curasemillas” para el cogollero. Aquella práctica que daba tan buenos resultados. Hoy en día la mayoría de las semillas que se venden para la siembra vienen “curadas” con algún insecticida, normalmente neonicotinoides. Si bien pueden tener algún efecto de corto plazo, no son tan eficientes para el control de la plaga, salvo algún producto en mezcla con una Diamida no específica. Es que se necesitan ajustar las dosis para este caso en particular, así como en otras épocas el tiodicarb se dosificaba para cualquier plaga en 1 litro por cada 100 Kg de semilla, pero 2 litros cada 100 para cogollero, hoy en día deben investigarse y probarse nuevas moléculas y dosificaciones.
Dentro de las pocas nuevas moléculas que han aparecido en el mercado, las diamidas y en especial clorantraniliprole (Rynaxypyr como nombre de la empresa de origen) es la que más se destaca.
Varias son las cualidades que tienen los productos usados como insecticidas a la semilla desde el punto de vista técnico y ambiental. En primer lugar los productos solo son colocados en las semillas, por lo que no hay ningún tipo de pulverización o dispersión de producto activo sobre la superficie. Esto es beneficioso fundamentalmente para insectos que no son blanco de las aplicaciones, pero también debe resaltarse que el ingrediente activo es tomado por las raíces y se metaboliza en la planta, por lo que los residuos en suelo son mínimos. La primera virtud es entonces la localización segura del producto como ventaja ambiental. Desde el punto de vista técnico, el cogollero no es la única plaga que puede afectar al maíz en las etapas tempranas. Hay otras plagas, también orugas, que cortan a nivel del suelo las plantas y pueden retrasar su desarrollo con la consiguiente merma de rinde por sombreamiento, y en algunos casos hasta morir.
Una de las consideraciones técnicas que deben tener estos productos es la de proteger la planta por un período razonable de tiempo. Dos semanas es un buen límite. Cuando el cultivo de maíz está protegido al menos por dos semanas permite un buen despegue de las plantas, más homogeneidad en el stand, y a la vez sin alteración de los controladores biológicos, tan importantes en este cultivo. Pero tal vez una de las razones de más peso es que, perdida la capacidad de controlar a la plaga, la generación que ya puede alimentarse sin sufrir los efectos del insecticida tendrá una “edad” pareja. Al ser la mayoría de las larvas del mismo tamaño, el comportamiento es similar y, evitando que se introduzca al cogollo, la eficiencia de los tratamientos será mejor con cualquier producto.
Claro que también, como en todo manejo de plagas con criterio, hay que cuidar algunos aspectos, como son las buenas prácticas para evitar la resistencia o pérdida de susceptibilidad de la plaga con el producto. Por esta causa, cuando se usen insecticidas de este tipo (moderada persistencia) deberán respetarse las “ventanas”, o períodos posteriores, en los cuales no deberá usarse el mismo principio activo en casos de re-infestación durante un tiempo establecido. Deberán consultarse las recomendaciones de IRAC Argentina en estos casos.
Algunas críticas se han escuchado sobre la inconveniencia de usar productos en forma preventiva. Y con mucha razón cuando se trata de cultivos recién emergidos o barbechos donde se aprovecha la aplicación de herbicidas para “limpiar” el lote “por las dudas haya algún bicho”, sobre todo usando piretroides o u otros productos de bajo costo. Esto no es más ni menos que un certificado de defunción para los controladores biológicos. Pero esta consideración de preventivo, si bien le cabe a los insecticidas colocados a la semilla, no tienen ni por cerca el impacto de los tratamientos exteriores por su localización segura bajo el suelo. 
Si se deja de pensar en una guerra contra las plagas y se las toma como competidoras, habrá que diseñar estrategias de manejo para ganarles el partido cada año. Los insecticidas a la semilla pueden ser buenos defensores en esta estrategia.
 
Fuente: ENGORMIX
Autor/es

20 de octubre de 2017

La probabilidad de La Niña se estima en 55-65% para la primavera y verano 2017-2018


niño-niña


2
“La probabilidad de La Niña se estima en 55-65% para la primavera y verano 2017-2018”, o sea, un fenómeno “La Niña con intensidad débil”, informó la Oficina de Riesgo Agropecuario del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Agroverdad ya emitió en semanas anteriores pronósticos que venían anticipando esta probabilidad, que ahora cobra mayor grado de ocurrencia.
Del informe publicado, se desprende que las mayores probabilidades de Niña o efectos que se corresponden con ese fenómeno, se daríann entre noviembre 2017 y febrero 2018. Cuadro mes por mes.
“Los modelos dinámicos de pronóstico (North American Multi-Model Ensamble, 12/10/2017) indican un periodo de neutralidad en el Pacífico Ecuatorial para las próximas semanas, seguido del inicio de un evento La Niña débil. Las probabilidades de cada fase para los próximos 6 meses son, en promedio, del 60% para La Niña y 40% para el estado neutro. La probabilidad de El Niño es del orden del 1%”, indica el Reporte de la ORA..
El cuadro siguiente muestra la probabilidad que se le asigna a cada periodo de tres meses solapados.
Clima-Cuadro 1- 17 10 2017
Al momento el pronóstico consensuado por los principales institutos internacionales es de Niña con intensidad débil, lo cual indicaría que su impacto también sería débil y otros fenómenos más cercanos o más intensos podrían tener mayor efecto en el territorio nacional.
Clima-Cuadro 2 - 17 10 2017
FUENTE: AGROVERDAD

6 de octubre de 2017

Maíz: fecha de siembra, genotipo y densidad en suelos someros

Autor/es: 



La creciente expansión del cultivo de maíz hacia los suelos someros del sur de la provincia de Buenos Aires está afianzada por el gran avance genético, la adecuación de las prácticas de  manejo y la demanda del mercado. El abordaje de un cultivo poco conocido para los productores locales representa un gran desafío y demanda conocimiento sobre las prácticas de manejo apropiadas para lograr un cultivo adecuado a la oferta del ambiente.
El objetivo de esta investigación fue evaluar los efectos de la fecha y de la densidad de siembra para distintos híbridos de maíz.
Este trabajo se realizó en la Chacra Experimental Integrada Barrow, en un suelo somero (50 a 65 cm de profundidad efectiva) durante las campañas 2014-15, 2015-16 y 2016-17. Los tratamientos resultaron de la combinación factorial de tres fechas de siembra entre mediados y fin de mes (Octubre, Noviembre y Diciembre) y tres densidades (2 pl.m-2, 4pl.m-2 y 6 pl.m-2) para los híbridos Ax870, Dk670, Dk7310 y PW505. La fecha de siembra de diciembre en la última campaña no se pudo realizar por la baja humedad en superficie al momento de la siembra.
Todos los años el cultivo fue sembrado con 90 kg.ha-1 de DAP a la siembra. Para todas las fechas de siembra la fertilización se realizó a fines de octubre con 180 Kg.ha-1 de UREA. El análisis estadístico se realizó con el programa INFOSTAT

Resultados
Las precipitaciones difirieron marcadamente entre campañas, en 2014/15 se obtuvo el mayor acumulado entre los meses de septiembre-abril (tabla 1). En las dos campañas restantes los acumulados fueron inferiores al promedio histórico.
El cultivo de maíz es muy sensible a la disponibilidad de agua durante su período crítico (aproximadamente +/-30 días desde floración). Este requerimiento quedó bien plasmado ya que las diferencias en precipitaciones durante el período crítico, producto del contraste entre campañas o entre fechas de siembra, marcaron grandes diferencias de rendimiento en el cultivo.
Tabla 1: Precipitaciones mensuales para cada campaña evaluada

Las variables de manejo evaluadas tuvieron efectos significativos sobre el rendimiento del cultivo (Tabla 2). La fecha de siembra resultó la variable de mayor incidencia. En las campañas 2014 y 2016 (Fig. 1 y 3), las fechas de siembra tardías (noviembre y diciembre) mejoraron notablemente el rendimiento del cultivo producto de acumular una mayor precipitación en su período crítico. En cambio, en la campaña 2015 (Fig. 2) la abundancia de precipitaciones desde inicio de enero, condición poco probable en la región, determinaron un muy buen desempeño del cultivo en la fecha de siembra temprana.
Tabla 2: Análisis de la varianza, p valor para cada variable analizada y sus interacciones para cada campaña.

  • Campaña 2014-15
Se observó un estrés hídrico muy intenso en la fecha de siembra de octubre donde se encontraron efectos erráticos por híbrido y por densidad de siembra (Fig. 1). En la fecha de siembra de noviembre el rendimiento se aproximó al valor esperable para la interacción clima/suelo de Barrow. Con siembra a mediados de noviembre, los materiales prolíficos resultaron más plásticos que los no prolíficos y no respondieron a la densidad (DK670 y DK7310) en cambio los no prolíficos respondieron y optimizaron el rendimiento entre 35000 y 40000 pl.ha-1. Dadas las buenas condiciones hídricas en la fecha de siembra de diciembre, todos los híbridos presentaron una respuesta favorable y esperada a la densidad de siembra. Para esta campaña, el cultivo de maíz presentó su mejor performance en el rango de densidades de siembra de 30.000 a 40.000 pl.ha-1.
Figura 1: Campaña 2014-15. Rendimiento en función de la fecha de siembra y densidad para cada híbrido.

  • Campaña 2015-16
En este ciclo la distribución de las lluvias estuvo centrada en enero determinando un muy buen desempeño del cultivo en la fecha de siembra de octubre (Fig. 2). Los rendimientos alcanzados con esta fecha resultaron muy superiores a los esperables para Barrow. El incremento del nivel de rendimiento fue acompañado por una respuesta a la densidad de siembra de moderada a alta. Híbridos menos plásticos por ausencia de la segunda espiga y/o por ausencia de macollos fértiles, presentaron mayor respuesta a la densidad de siembra. En cambio, en las fechas de siembra de noviembre y diciembre la plasticidad resultó mayor para todos los híbridos y más efectiva producto de un menor nivel de rendimiento. Sin embargo, el cultivo de maíz presentó su mejor performance en la densidad de siembra desde 40.000 pl.ha-1 a 60.000 pl.ha-1.
Figura 2: Campaña 2015-16. Rendimiento en función de la fecha de siembra y densidad para cada híbrido.

  • Campaña 2016-17
Una limitada cantidad de precipitaciones caracterizaron este ciclo y pusieron a prueba la adaptabilidad del maíz a condiciones de estrés intenso. La ausencia de lluvias determinó un menor rendimiento en la fecha de octubre, aunque no tan bajo como en la campaña 2014-15, lo cual coincide con menores lluvias registradas en enero del 2015.  Para la siembra de octubre de 2016 no hubo respuesta a la densidad en ningún híbrido (Fig. 3). La mejoría del estado hídrico durante el período crítico para la fecha de noviembre determinó una mejora notable en el rendimiento respecto a la fecha de octubre. Esta mejora se tradujo en una respuesta a la densidad pero solo para el caso de los híbridos no prolíficos (Ax870 y PW505). Podemos considerar en este ciclo que las densidades óptimas estuvieron en el rango de 20.000 a 40.000 pl.ha-1.
Figura 3: Campaña 2016-17. Rendimiento en función de la fecha de siembra y densidad para cada híbrido.
 
Finalmente en la figura 3 condensamos la información presentada en los gráficos anteriores para analizar la respuesta a la densidad de siembra según el nivel de productividad, para el promedio de los híbridos. En esa figura podemos observar que la densidad óptima es mayor a medida que aumenta el nivel de rendimiento del cultivo. Además, la tasa de respuesta a la densidad es considerablemente mayor cuando hay condiciones favorables para el cultivo. Entonces, en ambientes de bajo rendimiento tendríamos densidades óptimas bajas y poca expectativa de respuesta. A medida que se incrementó el nivel de rendimiento aumenta la densidad óptima y la tasa respuesta.
Figura 4: Rendimiento en función de la densidad de plantas para diferentes niveles de productividad (t ha-1). La línea punteada indica la densidad óptima promedio para cada nivel de productividad o ambiente, promedio de los genotipos evaluados.

Consideraciones finales
En este trabajo se presentaron los efectos de la fecha de siembra, de la densidad y del genotipo para un ambiente restrictivo del sur bonaerense. La ocurrencia de una sequía durante el período crítico presentó el mayor impacto sobre el rendimiento del cultivo de maíz. Debemos considerar que en el manejo del cultivo en secano la probabilidad de estés hídrico en la etapa crítica disminuye a medida que retrasamos la fecha de siembra hasta fines de noviembre. No obstante, hay ciclos inversos como el 2015 que se presentan con baja probabilidad de ocurrencia. Como era de esperar, la respuesta a la densidad de siembra se asoció al nivel de recursos disponibles y con la plasticidad del genotipo. A medida que aumenta el nivel de rendimiento y disminuye la plasticidad mayor será la respuesta a la densidad y viceversa. Podemos considerar que el rango de 30.000 a 40.000 pl.ha-1 es apropiado para las condiciones ambientales de la región. Sin embargo, cuando las condiciones sean muy favorables para el cultivo estas densidades resultarán insuficientes.
 Fuente: ENGORMIX